julio 20, 2014

Chana de Somoza

Un plano, un llano somozano, en la Somoza. 
Chana de Somoza, un lugar donde hubo cientos de personas y solo quedan cientos de piedras, 
testigos ya mudos de pasados que no pueden mirar al presente.
Chana de Somoza, donde el lobo es llobu, 
los gorriones pardales 
y los conejos coneyus.
Donde su monte le llaman Tilenu, y a la niebla ñebla.
Un lugar donde a los de Filiel se les llama venenu.
Un pueblo con iglesia y ermita, una para rezar y otra para orar, 
una para avisar y oficiar, 
otra para devocionar e implorar. 
Un pueblo con laguna, una llaguna, 
de la que otros sacaron un metal dorado, l'ouru, 
que para eso nos conquistaron.
Una población con un concejo, el conceyu,
y un ayuntamiento, Lucillo, Lluciellu.
En sus puertas hay mujeres, las muyeres,
 que hilan, filan,
 telas de a veces lana, la llana, 
de las ovejas, que las dicen uveyas.
Tamién falan, que las hay muy parladoras.
Y luego están los hombres, los homes,
más taimaus y cuitaus.
Y los niños, los rapaces, los guajes,
que quizás sean ya solo una imagen de verano,
el branu de los capitalinos, de los que fueron a las ciudades
a buscar el trabajo, el trabayu,
que faltaba allí.
Clima frío, de bien de cutu,
clima húmedo, húmidu,
que se te mete nus guesos y da andanciu,
en el invierno de hibiernus llargos.
Quizás desaparezcas y solo quedes como conjunto de piedras,
como tus palabras,
o quizás te conviertas en un lugar de fin de semana
donde vaciarte de sentimientos y solo conservar los oídos
para oír un silencio ensordecedor,
de vientos procedentes de tu antiguo dios Tilenu
donde las nubes rompen su truenas
y la ñeve saca falampos al aire.
Entonces quizás vuelvan tus palabras
y no sonarán a pasado
sino a futuro.

Chana de Somoza, U Testeiru. Chana de Somoza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada