noviembre 30, 2014

Una deda entecallada


Las dedas, los deos nos pías
graban cada pasu que se da na vida.
Roces, escoceduras, encetaduras, boyas,
feridas que zapatos y tiempu facen.

Vemos danzantes movese al son de las tonadas,
pasmamos de la fuercia y gracia de los sous movimientos.
Tras d'eillos hai cientos d'horas, años de sacrificiu
placeres y amigos sacrificaos en favor d'un baille.

El bon danzante nun tien una coreografía previa
el bon baillarín múevese llibre, sin ataos nin gordones
la música y las emociones marcan los movimientos,
non un direutor.

Hai malos danzantes sin coreografía propia
que nun saben baillar sin un mayestru
que nun saben movese sin un plan previu.
Hai danzantes que pisan mientras baillan.

Cuídate de los malos danzantes
de los que nun tienen dedas entecalladas
de los que nunca sufren más que de nun tener aplausos
que viven al son de los demás.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada